924 10 59 01 // +34 684 45 12 27
info@colectivocala.org
924 10 59 01 // +34 684 45 12 27

CRÓNICAS CALEÑAS DE CUARENTENA

Estamos confinadas desde el día 13 de Marzo. Esa semana se empezaron a anular los eventos y talleres que teníamos de un día para otro, al principio veíamos la amenza del Covid-19 con incredulidad, pero a partir de ese día todo se precipitó.

Nuestra sede está en el Centro Municipal de Asociaciones de Alburquerque, el ayuntamiento en un primer momento nos recomendó a todas las asociaciones no utilizar el espacio, pero pronto fuimos siendo más conscientes de lo que significaba un confinamiento. Nos reunimos de urgencia para ver cómo nos íbamos a organizar ante la cuarentena y por responsabilidad social cogimos los bártulos y cada una y cada uno nos montamos una pequeña oficina en casa. Despedida con tristeza e incertidumbre.

EN SHOCK…

La primera semana fue vertiginosa. Ahora, con más perspectiva identificamos que estábamos en auténtico shock colectivo. La necesidad de estar continuamente actualizando las y cómo nuestras mentes se iban haciendo a la idea de lo que realmente implicaba la crisis del Covid-19 y estar en Estado de Alarma.

En un principio no pensamos en reducir la actividad, aparte de las cosas que se habían suspendido teníamos mucho trabajo online, formaciones, investigaciones… y pensábamos que iba a ser compatible e incluso favorable puesto que era un trabajo fácil de desempeñar desde casa, tanto por nuestra parte como por las personas destinatarias.

Qué engaño. La primera semana fue una locura, las mentes no podían concentrarse, los ajustes que había que hacer en el trabajo, o para la conciliación implicaban mucho tiempo, así que poco a poco nuestras mentes y nuestros cuerpos se fueron haciendo a la idea de que esto iba para largo y que lo reproductivo, los cuidados se debían imponer a lo productivo.

PROMOVIENDO DEBATE…

Así encaramos la segunda semana, como colectivo, muy pendientes de la actualidad mediática mantuvimos y mantenemos muchos debates online. Causa o consecuencia de eso debates, compañeras nuestras han publicado artículos con mucha repercusión en El Salto Extremadura y que son lecturas imprescindibles en estos tiempos de coronavirus y que pueden hacernos más llevadera la cuarentena.

El de Gloria Sosa titulado “Yo no soy un soldado, y me niego a serlo” reflexiona sobre el lenguaje belicista que utilizan los medios, y el gobierno y el riesgo de abordar esta crisis en términos de guerra para el recorte de libertades civiles y el uso de la violencia social.

Miguel Esquembre González, en «Queremos pasear por el campo», recogió las reflexiones en torno a si tiene algún sentido aplicar las mismas medidas en las ciudades que en los pueblos, y si no se tratan de medidas “urbanocéntricas” que carecen de sentido aquí. Por ejemplo, ¿por qué va a ser más seguro montarse en el metro con cientos de personas que pasear por el campo tu sola? Y si no debería ser legítimo que cada territorio marcara sus medidas en función de su nivel de riesgo, de su idiosincrasia cultural y territorial.

Ricardo Sosa Castaño, publicó sus «10 píldoras para después de la pandemia», un análisis crítico, amplio y certero sobre lo que nos ha traído hasta aquí, pero sobretodo esperanzador.

Por último, nuestra compañera que además de caleña forma parte de Impara, Elena Trujillo Pérula ha publicado sobre el papel de la escuela y las familias en la educación de las criaturas, plantearnos los aprendizajes en comunidad, desterrar los objetivos puramente academicistas y aprovechar la cuarentena para impulsar otros aprendizajes que nos hagan vivir la crisis mejor, y garantizar la felicidad de las criaturas que es precondición para el aprendizaje. Puedes leer el artículo completo en la edición general de El Salto. «Ahora más que nunca, no perdamos el curso»

Y Carlos Cuervo Mújica, continúa las reflexiones sobre el urbanocentrismo del confinamiento en «¿Y también la huerta?».

PROPUESTAS PARA APROVECHAR LA CUARENTENA

Aunque se ha parado toda la actividad presencial y que nuestro espacio educativo de referencia El Albergue “Tierra Reverde” está cerrado. Nuestra formación online “Educomunicación o barbarie” sigue adelante, así como nuestro proyecto de educación transformadora con colectivos extremeños y de otras partes del Estado Mudalmundo y hemos empezado nuestra investigación sobre Educomunicación en Extremadura, en la que esperamos poder aprender sobre nuestras prácticas con un montón de entidades amigas y otras que esperamos conocer.

A pesar de todas las sombras de la cuarentena, si hay condiciones, puede ser un buen momento para la lectura y la formación. Por eso hemos impulsado la campaña “Cuarentena con CALA” en la que estamos compartiendo por redes nuestros cuentos infantiles, con motivo del día del libro, compartimos “La isla de los polos de limón”. Un cuento infantil para abordar las desigualdades entre territorios y personas y cuyos dibujos en blanco y negro son ideales para colorear como mandalas. Más adelante, difundiremos el cuento “¿Quién dijo raro?”, donde a través de las historias de un grupo clase, nos permite hablar de la riqueza de la diversidad. Sus dibujos también están pensados para ser coloreados y tiene actividades por capítulos muy interesantes para poder ser realizadas de forma individual.

HACIENDO RED, AHORA Y PARA EL FUTURO.

Esperamos que el aislamiento sea una oportunidad para dar pasos hacia el cambio que necesitamos. Por eso también hemos impulsado los “CalaTé” conversaciones online los domingos por la tarde para debatir en torno a las cuestiones que trabajamos. Empezaremos el domingo 26 de abril a las 17 horas con una conversación sobre “Ruralidad en tiempos de coronavirus”, puedes inscribirte aquí.

    No Comment.