+34 684 45 12 27
info@colectivocala.org
+34 684 45 12 27

VOLVIMOS A VIAJAR CON LAS MASCULINIDADES

Esta semana volvimos a viajar con el proyecto «Como aprendemos a ser hombres» financiado en gran parte por la Diputación de Badajoz.  Y los viajes fueron a contextos muy diferentes, pero igualmente gratificantes:

  • Por un lado, al IES Cristo del Rosario de Zafra, con una clase de FP de electricidad, con (¡oh sorpresa!) 23 chicos todos varones.
  • Por otro lado, a Almendralejo a conversar con el círculo de hombres de barro.

En el primer caso, no sabían ni en que consistían la sesión, en el segundo caso evidentemente sí.  ¿Cual es el denominador común de ambas experiencias? La necesidad de mirarnos adentro como hombres, de no «echar balones fuera» (si se permite el símil deportivo), de pararse en cuestiones que nos tocan, que nos remueven …

Es verdad que en el primer caso, el trabajo con el alumnado, había ciertas resistencias por su parte, (también tenemos que decir que fueron disminuyendo a medida que iba avanzando la sesión), es cierto que cuando había algún ofuscamiento por defender una idea impostada, es decir una de esas ideas patriarcales que van de boca en boca, pero no se sabe argumentar, al final se dice y cito textualmente: «lo que estoy diciendo no tiene ningún razonamiento, pero es VERDAD«. Ante este acto de fe, poco hay que hacer, pero también es cierto que puedes escuchar comentarios entre alguno de los más reticentes y vuelvo a citar: «los hombres vamos tragando cosas, tragando cosas (se refería a cuando hablábamos de la dificultad de expresar sentimientos y del mayor índice de suicidio masculino), y al final explotamos» Y razón no le falta… y es que como decía otro «todas esas cosas las hemos ido mamando desde chicos«. Haciendo un pequeño barrido de impresiones lo que más les sorprendió fue la «crueldad» de los datos: los hombres somos los que más asesinamos, pero los que también somos más asesinados en homicidios a manos de otros hombres; los que más morimos al volante; los que más conductas adictivas a drogas presentamos, los que más tenemos que acudir a urgencias, los que más violamos, los que menos esperanza de vida tenemos, los que más nos suicidamos… «Has venido para embajonarnos«, decía uno… No, no precisamente lo contrario porque estos datos no son por imperativo divino y no por imperativo de la testosterona, se pueden cambiar, pero hay que ser conscientes de que tipo de masculinidad estamos apoyando.

En el segundo caso, en Almendralejo, es estar en territorio más cómodo… La sola idea de que haya grupos de hombres en la región, de juntarnos, justifica por sí mismo esta iniciativa… Muchas fueron las reflexiones interesantes, hay una frase que a su vez estaba cogida de algún sitio que se dijo, a lo mejor no es textual en este caso, pero venía a señalar algo así: «hay hombres que tal vez no sustentemos el sistema patriarcal, pero el sistema patriarcal si no sustenta a nosotros«. Ser consciente de esto, equivocarse, aceptar las incoherencias, intentar reducirlas y hacerlo también en grupo, es para nosotros  el camino.

    No Comment.