924 10 59 01 // +34 684 45 12 27
info@colectivocala.org
924 10 59 01 // +34 684 45 12 27

¿A qué huele la educomunicación?

El pasado 11 de junio tuvimos un encuentro con distintas organizaciones extremeñas para buscar la esencia de la educomunicación. Y es que, desde la investigación de prácticas de educomunicación en Extremadura que llevamos a cabo en el proyecto objetiva, seguimos ahondando sobre el concepto de educomunicación y su cariz transformador.

Este encuentro tenía una parte formativa y otra de discusión para debatir sobre conceptos importantes en educomunicación como es la participación, la ciudadanía global, etc. El taller lo facilitaba la Asociación Educativa Barbiana, amigas de nuestro colectivo e integrantes de la RETAL, quienes cuentan con una larga experiencia en procesos educativos transformadores.

Al inicio del encuentro, Isa, la facilitadora de Barbiana, nos proponía definir los conceptos de participación y ciudadanía global. Las primeras palabras que nos venían en mente fueron: cambio, ser-pertenecer, conciencia crítica, reflexión, empoderamiento, transformación, cuestionarse todo, cuestionar, responsabilidad, conciencia, aldea global, todas por el cambio, conciencia, glocal, didáctica, análisis constructivo.

 

Seguimos la sesión pensando en cómo debe ser una persona crítica, cómo creemos que es esa ciudadanía global en cuanto a actitudes, pensamientos y emociones.

En común, construimos a esa persona que piensa y ve el mundo desde una mirada positiva que posibilita el cambio, que toma conciencia de las discriminaciones y opresiones, que es autónoma, piensa en colectivo, tiene una mirada de interrelación y mira con felicidad lo que viene.

A esta persona le mueve sentimientos y emociones vinculadas con la indignación, rabia, inconformismo, empatía, deseo de justicia, esperanza y felicidad.

Y como parte de sus actitudes y comportamientos está la escucha activa, el querer hacer algo, comprometerse con las demás, la autonomía y actuar en colectivo.

Después continuó el debate en torno a dos preguntas, una sobre cómo debe de ser un espacio que propicie la participación y otra centrada más en la metodología que facilita esa participación. En este sentido, las aportaciones del grupo respecto al espacio fueron:

  • Relaciones horizontales y de confianza. Cuidar el grupo y el sentimiento de grupo. Figura de facilitadora como importante para crear la sensación de grupo.
  • Poner en práctica herramientas para que no haya desigualdad en la participación. Espacios dinamizados para garantizar la participación. Que los liderazgos y la acumulación de la palabra no limiten la participación. Pero ¿quién dinamiza?
  • Participación sin juicios, todo puede ser válido. Cada cual viene con sus características y experiencias. Cuidar los detalles, el espacio, que las participantes se sientan cómodas. Poner en valor todas las opiniones y a todas las personas partícipes, reconociendo como importante y necesaria a cada participante en ese espacio.
  • Que el espacio sea accesible en todos los planos, también en el lenguaje. No dar por hecho que el público lo sabe todo y habla el mismo lenguaje que nosotras. A veces hay a gente que le echa para atrás cierto academicismo y dinamización. ¿Cómo traducimos toda la dialéctica que usamos a la gente que se acaba de incorporar?
  • A veces se necesitan más cosas que solo posibilidad de que las personas hablen. No todas estamos preparadas, nos faltan habilidades y necesitamos otro tipo de adaptaciones.
  • Importante activar la parte emocional.
  • Espacios no mixtos o espacios identitarios cuando lo necesitemos.
  • Lugar acogedor y dinámicas divertidas. Generar ilusión y dinámicas emancipadoras.

Y con respecto a la metodología:

  • El teatro funciona bastante bien, despierta lo emocional, dejas lo racional y entonces te lanzas al debate.
  • Una propuesta es usar la hora de la comida como una acción conjunta del grupo. Cocinan juntas, preparan y limpian juntas, comen juntas… y así trabajas el clima y el trabajo de grupo. El tiempo de convivencia es importante.
  • Que el grupo sepa que puede participar de la propia dinámica del grupo, que no es estático y que el grupo se puede adaptar y es flexible.
  • Para que se entienda que la estructura es flexible habría que introducir dinámicas de improvisación. Elementos dentro del taller para improvisar, cambiar de rol y que se puedan decidir en el momento. La improvisación (flexibilidad) es importante porque no todas somos iguales y no nos sirve la misma dinámica para todas.
  • Sentido del humor y la risa para abrir y relajar.
  • Que el grupo pueda participar de la propia logística y organización.
  • Dinámicas que trabajen desde lo emocional hacia lo reflexivo. Empezar por lo emocional porque te engancha y te da elementos para la parte cognitiva. El propio espacio hace que la persona esté a gusto o no. Qué necesita cada persona.
  • Poner los materiales a niveles entendibles (lo academicista o la jerga propia de un campo de estudio suele ser compleja), tal vez nos ayuda la “lectura fácil”.
  • Contacto físico previo y momentos de conexión grupal, sorpresa. Juegos y posturas diferentes a las habituales.

 

Isa de Barbiana, nos dejó un hueco para contarnos la visión que tienen de la educación y de los procesos participativos desde su asociación. Dentro de sus objetivos está el fortalecer la cultura de paz, el pensamiento crítico y la transformación social trabajando desde la participación ciudadana, especialmente con jóvenes, como la herramienta fundamental en la construcción de una ciudadanía crítica global.

Nos hablaron de su metodología como práctica transformadora más que absorción de información. En la que hay una mirada integral atendiendo lo emocional, cognitivo y actitudinal. Además de una orientación esperanzadora consciente de que otro mundo es posible, que se pueden generar cambios siendo coherentes entre los medios y el fin. Hablaron de procesos motivadores construidos desde lo colectivo y desde la práctica, y nos presentaron el enfoque socio-afectivo a través de un vídeo que generaron hace un tiempo: https://vimeo.com/246077083

Para finalizar, expusimos dudas y conclusiones…

¿Cómo adaptar las dinámicas al grupo sin usar el típico cuestionario…?

En Barbiana estamos en procesos largos y son las participantes las que tienen bastante autonomía. En acciones puntuales en IES hablamos con el profesorado y pedimos información para hacer un pequeño diagnóstico. No hay una receta clara. A nosotras nos viene bien conocer al grupo por lo que si podemos le dedicaremos bastante tiempo a conocer al grupo, trabajando clima y los afectos.

Se puede empezar con expectativas y temores. Llevar alternativas y varios planes.

¿Cómo hacemos para entrar en momentos puntuales en grupos que tienen procesos largos?

Es complejo. Se puede aportar mucho, pero estamos en continuo cuestionamiento. “Hemos fracasado porque no siguen con el trabajo”… bueno, tal vez sí siguen pero no como pretendemos.

¿Qué va a pasar cuándo nuestra mediación acabe? Por ejemplo, en situaciones de vulnerabilidad de las participantes. A veces me marco el punto y final de mi mediación porque hay que prepararse y aceptar ese momento, ese punto. Trabajar desde el mismo espacio el desapego de la facilitadora con el grupo, el “desvincularse” y entender que el grupo tiene autonomía para seguir.

Si no me das alternativas a esta realidad me voy a frustrar, para qué me planteas este problema si no voy a trabajar las soluciones. A veces cometemos el error de trabajar el conflicto, el problema, y dejamos diez minutos para las alternativas. Dejamos al grupo frustrado y sin alternativas para la acción. Hay que trabajar también la gestión de la indignACCIÓN, la frustración.

No estamos empoderadas ni emancipadas. Nos acostumbramos a que nos hagan el trabajo, los análisis… es muy importante la motivación del grupo.

Cada persona debe de ir viendo cómo disfrutar de los procesos que genera, ir viendo qué herramientas son las que le vienen mejor y está cómoda.

 

Y con esto terminamos nuestro encuentro, nos encantó pasar esa hora y media con Isa y con el resto de participantes, fue enriquecedor poder debatir y reflexionar en común. Poder analizar nuestros procesos y buscar la perspectiva transformadora, compartir estrategias, visiones, perspectivas y recursos. Nos quedamos con ganas de más, y es por eso que tal vez hagamos otra sesión para continuar con el debate.

    No Comment.