924 10 59 01
calaepd@gmail.com
924 10 59 01

Éxito en nuestra campaña #AlNorteDeLaVía

El pasado jueves 21 de noviembre nos congregamos muy buena gente en los barrios al norte de la vía de Badajoz. Desde el Centro de Promoción de la Mujer del Gurugú junto a nuestro colectivo y gracias a la financiación de la AEXCID, hemos estado trabajando una campaña de comunicación que desembocó en esta maravillosa ruta por estos barrios de la periferia de la ciudad.

A nuestra llamada acudió mucha gente, y es que los Centros de Promoción tienen una idiosincrasia muy participativa y una sororidad con lazos muy fuertes que cuando las llama uno de sus centros hermanos, acuden todas. Tanto es así que uno de los grupos, como unas 50 personas del Cerro de Reyes ya se adelantó, por error, e hicieron la ruta el lunes 18.

Una gran participación de gentes venidas de todos los barrios de la ciudad, pero sobretodo una gran participación de las vecinas y vecinos del barrio que les contaron sus vivencias, proyectos y recuerdos mientras paseábamos.

La acción comenzó a las 16:30 en el centro social del Gurugú con una merienda organizada por el grupo. Había una riquísima variedad de dulces para tomar con café. Fue un momento de comunión, de interacción entre todas las personas que estábamos, las que venían de visita y las que mostraban toda su hospitalidad charlando, acomodando, sirviendo cafés y animando con algo de cante.

A eso de las 17:00 comenzamos a andar y pasear por los barrios. Primer punto, no muy lejos, justo al lado en la plaza de La Rana de La Luneta. Aquí comenzamos explicando el Proyecto Objetiva, quienes éramos qué hacíamos allí. Hicimos un mapeo de los recursos de dichas barriadas para situarnos y comenzamos a dar la palabra. Manoli, oriunda del Gurugú y muy activa, nos contaba su participación en el entramado asociativo y nos explicaba los orígenes de movimiento vecinal. Gloria, del Centro de Salud El Progreso, nos contaba qué era y a qué se dedicaba la Comisión Comunitaria de Salud. Adel nos habló de la comunidad islámica y sus vínculos con el barrio. Y cerraba en este punto Antonia, que vivía en los Grupos Sepe y nos contaba cómo se organizaba el apoyo mutuo entre el vecindario y sus reivindicaciones como que haya un contener más en su calle.

Seguimos andando y atravesamos La Luneta, dejando atrás los Grupos Sepe y la Guardería «Las Acacias», la primera en estos barrios, y parándonos junto a los depósitos de agua. David nos explicó los orígenes de las barriadas de La Luneta y Los Colorines, vinculándolo al desalojo de Las Cuestas de Orinaza. Y Antonio recordaba muy felizmente su noche de bodas en una casa que ya no existe por los aledaños del lugar. Además nos contaba cómo a él lo realojaron en Las Moreras y cómo el vecindario se organiza para convivir dignamente en esa zona de la ciudad.

La última parada la realizamos en la Plaza Nicolás Díaz Perez, en pleno corazón de Los Colorines. Aquí Carlos nos hablaba de cómo habían tomado la decisión de no entrar los coches en la plaza por seguridad de las criaturas que juegan en el lugar. Mari Carmen, de Cáritas, hablaba de la actividades que realizan en el barrio. Jesula, proveniente como la tantas de Las Cuestas, nos contaba con mucho salero cómo era su participación en El Culto, en la iglesia evangélica del barrio; así nos describía cómo se ayudaban las unas a las otras y resolvían sus problemas. Y para finalizar en esta parada, Luna, procedente de Marruecos, recordaba qué imagen tenía del barrio antes de vivir aquí, los prejuicios que traía, y como fueron desapareciendo con la buena convivencia que respira en el barrio.

Después de Los Colorines volvimos al Centro Social. Aquí retomamos la palabra hablando de las actividades que se realizan en este centro como nos comentaba Ricardo, actual presidente de la AA.VV., o Pili, voluntaria y participante en el Belén Viviente, que visitan más de mil personas cada año y que ella se siente muy orgullosa de ello. Además Pepi, coordinadora del CPM del gurugú nos relataba cómo se originaron las «Candelas reivindicativas» y todo lo que han ido consiguiendo para el barrio. Además de ellas intervino Servanda, vecina del Progreso que nos contaba su vida en esa zona del barrio. Y Candelas, artista social, explicaba la obra «La Lupe» que han llevado a cabo de manera colectiva en la fachada de la AA.VV. de El Progreso, así como en otros barrios de la periferia de Badajoz.

Tras las últimas intervenciones, y cómo despedida, algunas componentes del grupo nos deleitaron con todo el arte que recoge estos barrios, barrios donde conviven gente gitana y paya muy vinculada al arte flamenco. Y entre quejíos y guitarras que anunciaban hermandad, alegría, esperanza y agradecimiento, cerramos este bonito acto. Una campaña de comunicación para la transformación social que puso en valor la organización vecinal, donde sus voces eran las protagonistas, sin intermediarios, para que desde las herramientas de la comunicación podamos empoderarnos y transformar nuestra realidad haciendo pedagogía.

Sigamos con el desarrollo comunitario, sigamos haciendo barrio y construyendo vida desde lo local. El barrio como centro de la vida.

    No Comment.