924 10 59 01
calaepd@gmail.com
924 10 59 01

Reflexiones sobre educomunicación con Víctor Marí

Desde nuestro curso EDUCOMUNICACIÓN O BARBARIE, cofinanciado por la AEXCID, hemos tenido la fortuna de contar con Víctor Marí para el módulo: Fundamentos teóricos e ideológicos de la educomunicación.

Pudimos tener un encuentro virtual con Víctor y todas las participantes del curso donde nos hacía un análisis de este concepto y nos introducía su marco teórico.

El debate lo estructuramos en tres aspectos:

  • La clarificación conceptual de la educomunicación.
  • Si educomunicación es la respuesta ¿cuál es la respuesta?
  • Los límites de la comunicación espectáculo.

Iniciamos con una reflexión, y es que a veces, las organizaciones sociales buscamos formas más atractivas de comunicar perdiendo de vista u obviando lo esencial, que es comunicar para la transformación social, la comunicación emancipadora.

Tras esta reflexión, no podíamos comenzar sin mencionar al teórico de la educomunicación Mario Kaplún, quien adapta al campo comunicativo los modelos (bancario-manipulador-dialógico) de Freire. En el bancario la comunicación está jerarquizada y quienes reciben los mensajes están bajo el sometimiento de ese sistema. En el manipulador, donde el conocimiento sigue viniendo de fuera y sigue siendo jerárquico, se introduce el matiz donde el receptor puede mandar una señal, una respuesta, que el emisor la interpreta en beneficio propio, para seguir manipulando. Podría vincularse con la publicidad.

En el modelo dialógico sin embargo, se rompe el esquema donde unxs solo comunican y otrxs solo escuchan. La comunicación es bidireccional. Pero esto también lo hace el mercado, ¿en qué se diferencia entonces? Pues que es dialéctica. Pone encima de la mesa las contradicciones de la realidad para superarlas.

 

Si la educomunicación es la respuesta, ¿cuál es nuestra pregunta?

Un modelo coherente con la emancipación social tendría que comprender el modelo dialógico en el que emisor y receptor dialogan de forma horizontal, donde hay escucha por ambas partes.

Nuestro imaginario y prácticas en comunicación se desarrollan desde el modelo del consumo y de los medios de comunicación pues crecemos con ellos.

Incluso en muchos procesos políticos revolucionarios, el modelo de comunicación solo cambia de contenido, pero no de modelo, no escucha y establece jerarquías.

 

¿Cómo llegar a más gente? Salto de escala.

El comunicar de uno a muchos nos sigue pesando, sigue estando en nuestro imaginario. A pesar de que podemos comunicar de uno a uno e ir expandiendo el mensaje, como una red (por ejemplo, como sucede con las redes sociales en internet).

Para llegar a muchos tenemos la obsesión de audiencias enormes, pero obviamos lo particular para llegar a lo universal, es decir, nos podemos centrar en nuestro pueblo, barrio, asociación o personas con nombres y apellidos.

Seguimos teniendo muy en mente la comunicación espectáculo.

 

¿Se puede cambiar la sociedad del espectáculo con más espectáculo?

Las redes sociales nos acostumbran a contar lo que es espectacular. Si La TV grabase este debate que llevamos a cabo, sacaría de este lo más espectacular, pero obviaría cómo se ha ido calentando el ambiente, los procesos de participación y pensamiento colectivo, etc.

Debemos de ponderar nuestra comunicación para que no solo gire en esa espiral de comunicación-espectáculo, sino que no perdamos la visión de comunicación emancipadora, no olvidemos nuestros objetivos.

El primer medio de comunicación de una organización somos nosotras mismas. Cuando decimos “comunicación” se nos viene la tecnología, pero hay muchos procesos comunicativos muy potentes que obviamos. Las mejores herramientas de comunicación de una organización son las personas que la componen.

La comunicación popular, la comunicación del pueblo, de los sectores populares. A veces los sectores académicos hacemos comunicación a nuestra manera y desde nuestra perspectiva, pero no se empoderan las clases populares que deberían de liderar los procesos. Un ejemplo son las radios populares, radios comunitarias, etc.

 

Del debate nos gustó mucho…

El concepto de Community Gardener: la figura que crea y cría frente a la figura del community manager que se basa en una comunicación espectáculo que pretende extender el mensaje y colonizar todos los lugares (macho alfa). La comunicación enraizada en personas concretas, colectivos que conocemos, mis seguidores como sinónimo de personas que conozco y cuido donde compartimos conocimiento. Debemos de autocontenernos, ¿15 mensajes al día?, ¿no nos vale con 3?

Si solo buscas convencer a la otra parte y la otra parte convencerte a ti, pues ahí no hay diálogo, hay guerra. Debemos de escuchar. La verdadera comunicación comienza con la escucha.

    No Comment.